SmartCity web.jpgLa iniciativa público-privada busca la participación de la ciudadanía para levantar las problemáticas de la ciudad y sus soluciones.

La Municipalidad de Chiguayante, la Secretaría Regional Ministerial de Transporte y Telecomunicaciones de la Región del Biobío, junto a Bío Bío Smart, lanzaron Chiguayante Inteligente (Smart City). El programa tecnológico busca proyectar una ciudad que aplica las tecnologías de la información y de la comunicación (TIC) con el objetivo de dotarla de infraestructura que garantice un desarrollo sostenible que incremente la calidad de vida de los ciudadanos.

La iniciativa público-privada incluye en su primera etapa (12 meses) la aplicación de metodologías de trabajo, que permitan la participación de la ciudadanía, para levantar las problemáticas de la comuna así como las soluciones.

La puesta en marcha del piloto tecnológico de este programa, se enmarca en la implementación del plan Chiguayante Inteligente, con el fin de concentrar pilotos de sensorización de medición de tiempos de viaje, de flujo vehicular, de velocidades instantáneas en zonas peatonales, del medio ambiente (como la calidad del aire) y el monitoreo de situaciones de emergencia como incendios, crecidas del caudal del rio Bío Bío o de canales interiores; así como deslizamientos de tierra y barro, entre otros. Lo anterior, permitirá al municipio dar una rápida respuesta y contar con información para la planificación y toma de decisiones.

El programa cuenta con el apoyo del Ministerio de Transporte y Telecomunicaciones a través de su Unidad de Ciudades Inteligentes UCI, que busca proveer de un espacio de interconexión, almacenaje y distribución de datos obtenidos por pilotos de sensorización, propiciando al mismo tiempo la posibilidad de acoplar aplicaciones desarrolladas por emprendedores y desarrolladores TI, las que permitirán visualizar y utilizar los datos provistos en la plataforma, a través de una interfaz de programación de aplicaciones, que dialoga utilizando formatos y lenguajes basados en estándares abiertos.

Volver arriba