Chiguayante avanzó a la fase de preparación en el plan Paso a Paso. Uno de los cambios más importantes en esta etapa es la eliminación de la cuarentena los fines de semana y festivos, lo que permite la apertura del comercio y la reactivación económica de la ciudad, algo muy anhelado por las pequeñas y medianas empresas de la comuna, que sufrieron los embates económicos de la pandemia. 

En esta etapa, el aforo para el comercio aumenta, pudiendo recibir una mayor cantidad de personas, tanto para la atención en el interior de los recintos como en espacios abiertos. De esta forma, por ejemplo, los restaurantes pueden atender a sus clientes dentro de sus dependencias, manteniendo los límites de individuos por mesa y metro cuadrado, y una ventilación adecuada. El pase de movilidad también otorga mayores libertades en cuanto a las actividades que se pueden realizar, especialmente en cuanto a los aforos. 

Víctor Costa, presidente de la Cámara de la Producción y Comercio de Chiguayante comentó que, como gremio, están contentos con este avance. “En este paso a paso no solo los negocios de primera necesidad pueden abrir, sino que todos, especialmente quienes no podían funcionar, como las peluquerías o restaurantes. Con esta nueva fase, pueden abrir incluso los fines de semana. Hemos hecho trabajos programados a través de proyectos educativos, así como implementación de letreros y sanitización de locales. Todas estas acciones tienen como objetivo entregar una atención segura a los clientes para evitar contagios”. 

Lucy Quezada tiene un salón de belleza en el Centro Comercial Madero, llamado “Le Roux”. Este rubro fue uno de los más afectados en la pandemia, ya que tuvieron que cerrar sus puertas. En esta nueva fase, ven con buenos ojos esta reactivación. “La gente sale con más seguridad e incluso ya hay horas tomadas para los fines de semana. Si esto sigue así, volveremos a la normalidad, siempre y cuando la gente se cuide”. 

En esta misma línea, Lucy comentó que se ha visto una reactivación económica por parte de la ciudadanía: “Las personas vienen más, así que se reinicia la economía. Eso sí, ojalá pudiésemos pasar a ser servicio esencial, para que podamos trabajar en cuarentena, y así no se arruine la economía familiar”. 

“Aún falta mucho, pero la percepción de los clientes, de la comunidad, es distinta. Es como salir a recreo tras haber quedado confinado. La gente anda con otro ánimo y ese es el primer indicio que nos dice que estamos mejorando. De a poco se empieza a gestar esta vuelta a la normalidad”, sentenció el presidente del gremio comercial chiguayantino.   

La fase de preparación es la tercera de cuatro fases en que se divide el plan Paso a Paso, y entrega mayores libertades para el comercio, lo que genera una recuperación tanto para las pequeñas y medianas empresas, así como para las familias chiguayantinas.

 

comercio1.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver arriba