El incendio forestal que consumió más de mil cien hectáreas del cerro Manquimávida y la Reserva Nonguén, ocurrido a inicios del año 2020, dejó en una compleja situación al principal pulmón verde de la provincia. En este sentido, la dirección de Aseo y Ornato de la Municipalidad de Chiguayante comenzó con la reforestación del macizo, actividad que incluyó la participación de vecinos.

Francisco Araneda, ingeniero agrónomo de la dirección de Aseo y Ornato, indicó que esta actividad generó un gran interés en la comunidad. “Tuvimos una gran convocatoria de vecinos para comenzar con esta primera plantación. Hasta ahora, tenemos cerca de 500 especies arbóreas como quillay, maqui y raulí y de acuerdo al ritmo de reforestación, podemos plantar más. La próxima semana volveremos a reforestar siempre y cuando las condiciones del tiempo lo permitan”.

Jessica Hevia es vecina de Chiguayante y asistió a esta plantación: “Me pareció una iniciativa muy buena. Deberíamos unir más fuerzas para poder recuperar la naturaleza”. Misma opinión tiene Ángela López, quien relató que es una gran oportunidad. “Me gusta subir el cerro, y ver que podemos plantar árboles nativos para las nuevas generaciones me parece genial. Hoy plantaré un árbol especial, en honor a mi hija que partió hace poco. Es una maravillosa idea”.

Tadeo Orellana, miembro de la organización de restauración Manquemahuida, sugirió que con este tipo de iniciativas se puede fomentar el turismo en Chiguayante: “Es una gran idea la restauración de este cerro, ya que vamos a tener un atractivo turístico para fomentar el ecoturismo en nuestra comuna a través de una sucesión ecológica”.

Esta actividad se realizará nuevamente en el transcurso del año, cuyas fechas se informarán a través de las redes sociales de la Municipalidad de Chiguayante.

 

reforestacion (3).jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver arriba