En Chiguayante se han vacunado más de 12.395 personas, desde que comenzó el proceso para prevenir el Covid 19. De ellos, más de 700 son adultos mayores en condición de postrados, por lo que fueron vacunados en sus casas, junto a quienes ejercen como sus cuidadores. Además, por decisión del alcalde Antonio Rivas, se vacunaron a los voluntarios de las tres compañías del Cuerpo de Bomberos, quienes durante esta pandemia varias veces tuvieron contagios masivos. Asimismo, el jefe comunal ordenó que los funcionarios de salud y de atención en terreno, también fueran inoculados, para evitar que fueran vectores de riesgo para los vecinos.

Esta decisión, aseguró el alcalde Rivas, busca cuidar a los vecinos integralmente. “Mi propósito como alcalde ha sido cuidar a todos mis vecinos, principalmente a los más frágiles, a nuestros adultos mayores, a la población de riesgo. Pero, si yo quiero cuidar a mis adultos mayores, también tengo que proteger a los cuidadores de mis adultos mayores. Por eso, también hemos vacunado a nuestros Bomberos, funcionarios de la salud y los que atienden personas, a vecinos”.

Rivas se mostró tranquilo frente a posibles sumarios por parte del ministerio de Salud: “Le quiero decir al ministerio que no tengo ni un problema para entregar toda la información de cómo se han hecho las cosas en Chiguayante, porque siempre hemos velado por proteger a la población más frágil”, precisó.

Y, fue enfático en decir que frente a estas imputaciones hay otro trasfondo: “Le digo la Ministerio de Salud que no entiendo su caza de brujas, porque en realidad nosotros hemos sido tremendamente responsables con el propósito de esta vacunación, que no es otro que salvar vidas y ver que nuestros adultos mayores no contraigan la enfermedad”, concluyó.

 

 

Bomberos y Vacuna.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver arriba