Chiguayante en mapudungun proviene de Chiguay Antu: sol entre neblina. Y es el sol, su microclima y su riqueza en biodiversidad, lo que la ha transformado en un lugar privilegiado para desarrollar la apicultura. Pero no cualquiera. Se trata de apicultura orgánica y sustentable.

Desde ahí, y a partir del trabajo impulsado por la Municipalidad de Chiguayante, es que fuera invitada, como un referente urbano, a la 1° Cumbre Nacional de Líderes en Apicultura Sustentable de Chile, organizada por la Comunidad Nacional de Apicultores Orgánicos de Chile (Conaoc).

¿Por qué Chiguayante? Lo explica José Antonio Guerra, presidente de la Conaoc, quien señaló que en la comuna “se está logrando organizar un trabajo muy bonito que incluye al alcalde, José Antonio Rivas, y a distintas organizaciones. Vemos en Chiguayante una gran posibilidad de demostrarle al resto del país y al mundo los lineamientos de apicultura orgánica”.

Este desafío ha puesto a Chiguayante, y a Francisco Araneda, ingeniero agrónomo de la municipalidad, a la cabeza de este trabajo. Los logros, avances y actividades fue lo que mostró en su ponencia “Apicultura urbana orgánica en la comuna de Chiguayante”, en la que reunió lo que el municipio ha desarrollado desde hace 5 años.

“Ser parte de esta cumbre es un tremendo reconocimiento a la labor que se hace desde el municipio, considerando que Chiguayante es una comuna urbana y, como tal, no podemos tener el apoyo del Ministerio de Agricultura a través de un Prodesal. La formación del programa de Agroecología Urbana en la dirección de Aseo y Ornato viene a suplir esta necesidad. Formar parte de esta cumbre es un reconocimiento al trabajo y al esfuerzo para impulsar la apicultura local. Sin ese esfuerzo no tendríamos los logros que hoy exhibimos”, indicó Francisco Araneda.

Y es que formar apicultores orgánicos en la ciudad, no es tarea fácil ni común. Sin embargo, Chiguayante ha generado frutos: más de 500 kilos de cosecha de miel, apicultura escolar, exposiciones, padres e hijos trabajando en el apiario, cientos de vecinos capacitados y trabajo con comunidades indígenas, entre otras. Esto último, le valió el reconocimiento del Ministerio del Medioambiente, el año 2015, como uno de los cinco mejores proyectos a nivel nacional.

Son múltiples los beneficios de las abejas para la subsistencia y la biodiversidad, ya que estudios afirman que sin ellas la vida en la tierra está condicionada. Por mientras, Chiguayante está trabajando para que no sólo produzcan miel, sino también sueños: generar emprendimiento, formar apicultores y posicionar a la comuna como referente en apicultura. Y desde la ciudad, Chiguayante lo está logrando.

 

abejas.jpg

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Volver arriba