Hasta el frontis del Gobierno Regional del Biobío llegó el Alcalde de Chiguayante, José Antonio Rivas, para reunirse con representantes de la Confederación de Funcionarios de Salud Municipal (CONFUSAM) y diversas autoridades municipales para manifestar su descontento respecto a la disminución de recursos del Fondo Común Municipal (FCM), cuyo déficit regional asciende a $10 mil millones según la Asociación Regional de Municipalidades.

En plena pandemia, los municipios han tenido que destinar fondos para fortalecer la salud y gestionar ayudas a los vecinos más afectados, entendiendo que la primera barrera frente al Covid-19 es el trabajo municipal. 

El Alcalde Rivas indicó que las municipalidades están en una situación que resulta sorprendente: “Estamos ante un gobierno que padece de esquizofrenia. Nos envía una serie de piropos, nos saluda, indican que la salud primaria es la que detiene el contagio, y sin embargo nos desfinancian. De manera permanente el municipio destina más dinero que el Ministerio en salud primaria. En tiempos de pandemia, el 80% de lo que se gasta en nuestra municipalidad proviene de recursos propios y no del Estado”, comentó la autoridad comunal. 

Respecto a la disminución de los recursos provenientes del Fondo Común Municipal, José Antonio Rivas sugirió que es un problema de prioridades del gobierno: “El próximo año se prevé un aumento del valor del cobre, lo más probable es que la economía vuelva a recuperar un nivel de desarrollo, por lo tanto esto no tiene relación con falta de recursos, sino que con las prioridades del gobierno”, sentenció Rivas.

Cabe destacar que a nivel nacional, el déficit de recursos del Fondo Común Municipal asciende a $135 mil millones. 

 

Confusam 1.jpg

 

 

Volver arriba