Esta semana, en una reunión con las autoridades comunales, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo se comprometió a aportar dos tercios de los recursos requeridos para la realización del proyecto. Tras desarrollarse un estudio de prefactibilidad y de ingeniería en detalle en 2018 y de que el alcalde Antonio Rivas se reuniera el pasado agosto con el intendente Sergio Giacaman, hoy Chiguayante cuenta con el primer monto para las obras.

La congestión vehicular que se forma en el sector cercano al cruce será finalmente resuelto con este proyecto. Contempla la desnivelación del paso de los vehículos, es decir, se construirá una calle por debajo de la vía, evitando el atochamiento cuando transite el tren. El director de Tránsito y Transporte público, Juan Alcaíno, comentó que “la obra contempla la desnivelación, el mejoramiento urbano del sector y la iluminación. También suma la correcta evacuación de aguas lluvias de la zona, porque llueve bastante”.

En la caso del paso nivel de la calle Pinares, el objetivo es unir ambos lados de la línea férrea, sector oriente y poniente de la calle O’Higgins: “Esto va a ayudar a mejorar la conectividad de todo este sector de la Villa Producción y Comercio, Pradera 1, Pradera 2 y todo el Valle, Van a conectarlo con la parte poniente de la ciudad, donde están los servicios. También va a ayudar sustancialmente a la seguridad del sector, dado que podrán pasar los vehículos de emergencia, policiales y de bomberos”, añadió Alcaíno.

Con sólo un tercio de los recursos faltantes, el alcalde de Chiguayante, Antonio Rivas, aseguró que “hay compromiso del intendente de conseguir el resto a través de la Subdere o a través de otros órganos. No vamos a cejar el esfuerzo, no vamos a dejar de golpear puertas, porque esto se va a construir y nosotros estamos ya avanzando

 

 

 

Cruce Santa Sofía Final.jpg

 

Volver arriba