1.163 hectáreas de vegetación, de las cuales 110 pertenecen a la Reserva Nonguén fueron comprometidas en el incendio forestal, que se desató el viernes 24 de enero, a las 17.40 horas, en el fundo Santa Justina de Chiguayante.

Los sectores más complejos fueron René Schneider, Prat, Colón, San Marcos, Villuco, Schaub y la Reserva Nonguén.

Tras cinco días de arduo combate del fuego, se logró controlar el siniestro gracias a la coordinación del denominado Comando Único de Incidente conformado por la Conaf, Forestal Arauco y Bomberos, y cuyo puesto de mano se instaló aledaño al municipio. Esta entidad organizó el trabajo colaborativo con la Municipalidad, Carabineros y la PDI, quienes efectuaron constantes patrullajes preventivos.

Fueron más de 300 personas y alrededor de 15 aeronaves, que día a día lucharon contra las intensas llamas que, a ratos, amenazaron con alcanzar viviendas. Ello obligó a la Onemi a declarar Alerta Roja para la comuna, y así disponer de más refuerzos para aplacar el voraz incendio.

Gracias al trabajo de las brigadas, no se registraron víctimas fatales, damnificados ni daños a la propiedad privada. “Estamos tremendamente agradecidos de las brigadas de la Conaf y Bomberos por su compromiso en esta emergencia, que tiene como prioridad resguardar la vida humana. Aquí se ha hecho un trabajo muy coordinado entre el gobierno, la Municipalidad y los equipos especializados. Quiero llamar a la calma y decirle a nuestros vecinos que los estamos cuidando”, sentenció el alcalde, Antonio Rivas.

 

Medidas preventivas

A pocos horas de iniciado el fuego, se dispuso el desalojo preventivo de los residentes de dos hogares de ancianos: Club de Leones de calle Colón y Mi Consuelo, de René Schneider, que sumaron un total de 71 personas, quienes fueron derivadas a casas de familiares o a otros centros, en buen estado de salud.

Asimismo, el municipio dispuso de la escuela John F. Kennedy como albergue y centro de acopio y distribución de hidratación y alimentación para los brigadistas y bomberos, labor que también cumplió la Cruz Roja, el Edificio Municipal y el cuartel de la Primera Compañía de Bomberos. Cabe resaltar, que sumado a los insumos que proporcionó el municipio, la comunidad de manera espontánea y solidaria realizó donaciones en agua mineral, bebidas isotónicas y alimentos como una forma de participar activamente de la emergencia.

 

Reserva Nacional Nonguén

Esta emergencia causó especial preocupación en la comunidad por el alcance que tuvo a la Reserva Nacional Nonguén. Allí se conservan los últimos vestigios de bosque nativo de la cordillera de la Costa y habitan diversas especies – de la flora y fauna- en peligro de extinción. Este parque urbano posee 3 mil 55 hectáreas y 110 de ellas, estuvieron dentro del perímetro de las llamas.

 Afortunadamente, el siniestro no alcanzó el área de las especies arbóreas protegidas, dañando sólo uno de los más de 70 pitaos que existen en el lugar.

Además, personal de la Conaf logró rescatar tres crías de monito del monte - pequeño marsupial, endémico de Chile- que fueron atendidos por personal del SAG, quedando al cuidado de veterinarios de la Universidad de Concepción, hasta que puedan ser reintroducidos en su hábitat natural.

 

Presentación de querella

El ministro de Agricultura, Antonio Walker; el intendente, Sergio Giacaman y los alcaldes de Chiguayante, Antonio Rivas y Santa Juana, Ángel Castro presentaron una querella contra quienes resulten responsables de iniciar los incendios forestales

“El 99 por ciento de estos siniestros son provocados por el hombre, muchos de ellos por descuido, pero un 65 por ciento son intencionales. Por ello, quise ser parte de este recurso, que es un tema país. No podemos permitir este nivel de intencionalidad. Recuperar un bosque nativo tarda 100 años, por tanto aquí hay que hacer valer todo el rigor de la ley”, precisó el secretario de Estado.

El recurso legal, interpuesto en el Juzgado de Garantía de Chiguayante, permite iniciar una investigación que esclarezca responsabilidades por este delito, que implica una condena máxima de 20 años.

El alcalde Antonio Rivas aprovechó la oportunidad para solicitar al gobierno más recursos para mitigar los efectos que el incendio pueda generar en el cerro, en el futuro. “Quiero solicitar al ministro, que una vez sofocado el incendio, nos apoye con recursos para poder reforestar las áreas que han sido devastadas del cerro Manquimávida y así, evitar tener erosiones y deslizamientos en invierno”, indicó.

 

bombero .jpg
Volver arriba