Chiguayante busca convertirse en la capital de la miel

 

  • El municipio organizó una muestra apícola con más de 20 expositores y certificó a 40 vecinos, que participaron en un curso para producir miel orgánica en zonas urbanas.

 

Unos 500 kilos de miel comercializados, charlas didácticas para promover la producción en la ciudad y la certificación como productores urbanos de 40 alumnos fue el resultado de la primera muestra apícola de Chiguayante, evento organizado por la Secretaría Comunal de Planificación y la oficina de Fomento Productivo municipal.

 

La actividad, desarrollada en la Plaza de Armas, consideró más de 20 stands con apicultores provenientes de Yumbel, Laja, Los Álamos, Los Ángeles, Puerto Montt y, por supuesto, de la comuna anfitriona, instancia que fue destacada por el experto Fernando Fuentes, quien lideró la capacitación de los novatos productores y realizó la charla “La sabiduría de las abejas”.

 

“Aquí sorprende que hubo gente que vino de distintas municipalidades, lo que demuestra la importancia que tiene salvar las abejas, que no es tan sólo algo que produce miel, sino que también vida para nosotros, por lo que es importantísimo mantenerlas saludables”, dijo.

 

En cuanto a la posibilidad de tener panales en el hogar, Fuentes comentó que “yo tengo abejas en el patio de mi casa y trabajo sin protección. De esta forma, logramos tener una apicultura que incluye a las personas que viven en la ciudad, por lo que insto a la comunidad a interesarse por la apicultura urbana y tener esto aquí es un ícono que debe ser imitado por otras ciudades”.

 

Al respecto, el alcalde, Antonio Rivas, anunció que profundizarán en esta política. “Nosotros hemos iniciado un trabajo para que avancemos, a pasos agigantados, para que Chiguayante pueda convertirse en la ciudad de la abeja y de la miel. Hace cuatro años partimos con una serie de intenciones que teníamos, donde descubrimos a muchos vecinos motivados para ser protagonistas de este sueño. Hoy hemos titulado a este primer grupo de nuevos productores, buscando que, ojalá, en cada chiguayantino tengamos un apicultor”.

 

En ese sentido, el evento también incluyó a alumnos de tres establecimientos de la comuna que participan, de modo voluntario y como asignatura opcional, en el taller de “Apicultura urbana”. Uno de ellos, Benjamín Rivera, del Colegio Andrés Bello, explicó “que comenzamos el año pasado, trabajando todos los miércoles por dos horas y media y ha sido un progreso bonito y una experiencia muy buena, por el hecho de incentivarnos a cuidar las abejas y apreciar el período de cosecha”.

 

La primera muestra apícola de Chiguayante también incluyó un trabajo práctico con panales y la comercialización de miel y diversos derivados, como champú, acondicionadores, jabones y cremas para la piel.

 

Certificación de alumnos.JPGAlcalde y alumno Benjamín Rivera0.JPG

 

 

 

 

 

 

 

Volver arriba