anuncio ministra.JPG

El proyecto total contempla una inversión de $65 mil 864 millones, la instalación de siete miradores, 14 intersecciones semaforizadas y una ciclovía.

 

Hasta la cancha Caupolicán llegó la ministra de Transportes, Paola Tapia, para dar cuenta de los resultados del estudio de prefactibilidad técnica que dará lugar al de ingeniería de detalles para terminar la tercera y última etapa de la Costanera a Chiguayante.

“Es muy relevante por la necesidad de los vecinos para estar más integrados. Se requiere mejorar en vialidad para acercar el turismo, que se conozca la gastronomía de la comuna”, destacó la ministra Tapia, quien además recordó que el proyecto incluye una ciclovía.

El anuncio lo hizo frente a una treintena de dirigentes, que saludaron la resolución. “Ahora queda el desafío de hacer de Chiguayante una comuna donde se haga turismo, se crezca en desarrollo para nosotros los vecinos, porque esta comuna une otras ciudades, entonces todos nos veremos beneficiados”, recalcó Guillermo Cáceres, presidente de la Junta Vecinos sector Schaub.

En tanto, el alcalde Antonio Rivas, explicó lo que viene. “Con el estudio de prefactibilidad en las manos, ahora podemos avanzar hacia el estudio de ingeniería de detalles, para lo que comprometió apoyo el intendente y se busca recursos del ministerio de Obras Públicas, para financiar el estudio por cerca de $600 millones”.

“Esto partió como un sueño y ya materializamos el segundo de tres tramos”, enfatizó el jefe comunal.

El anuncio de la autoridad de Transportes consiste en el mejoramiento y la extensión de la Costanera, en el tramo ribereño comprendido entre la prolongación de la calle W. Schaub y la Ruta O-60, camino a Hualqui, permitiendo completar una segunda vía estructurante que comunique Chiguayante y Concepción.

El perfil del proyecto correspondió a una doble calzada, con dos pistas por sentido para los vehículos. También se consideraron veredas para los peatones en ambos bordes, además de una ciclovía de alto estándar por el costado poniente de la vía. Para fomentar la presencia peatonal y acercar el río a la ciudad, se han proyectado siete miradores en la orilla del Biobío y catorce intersecciones semaforizadas.

 

Volver arriba